ORÍGENES HISTÓRICOS DEL JUEGO

 

La historia del juego es tan antigua como la de la humanidad. Los niños de la antigua Roma, Egipto o Grecia ya jugaban a las tabas y con muñecas de marfil y hueso, pelotas o sonajeros. De esa época también son las casitas de muñecas con platos y muebles.

 

Los juguetes a cuerda eran populares en la Edad Media, sobre todo para los adultos: los artesanos los fabricaban uno por uno y los vendían en las ferias.

 

La primera vez que se fabricaron juguetes de forma industrial fue en Nuremberg, Alemania, en 1850. Desde allí se distribuían los juguetes hechos por los artesanos a toda Europa. Hoy en día, la fabricación de juguetes es una industria importante en la mayoría de los países. Cada año salen a la venta juguetes nuevos, pero hay algunos que tienen siempre mucha aceptación: muñecas, pelotas, bloques, pinturas...

 

El juego de pelota fue el deporte prehispánico más importante en Mesoamérica. Una de las últimas canchas del juego de pelota descubiertas en Chiapas, fue construida entre 1400 y 1250 a.C.; casi cinco siglos antes de las canchas que se conocían en Guatemala.

 

A los largo de la historia son muchos los autores que mencionan el juego como una parte importante del desarrollo de los niños y son varias las teorías que se formulan acerca de éste.

 

Platón fue uno de los primeros en mencionar y reconocer el valor práctico del juego, dada la prescripción que hace en Las Leyes de que los niños utilicen manzanas para aprender mejor las matemáticas y que los niños de tres años, que más tarde serán constructores, se sirvan de útiles auténticos, aunque de tamaño reducido.

 

Platón consideraba que la educación se basaba en el juego y estimaba que se debía comenzar por la música para la formación del alma y posteriormente con la educación física para el cuerpo. Aristóteles enfatiza el juego y la diferencia entre el juego físico y el juego más elaborado dirigido a otros fines.

 

El propio Aristóteles que se ocupa de los problemas educativos para la formación de hombres libres, menciona en varios lugares de su obra ideas que remiten a la conducta de juego en los niños: “hasta la edad de cinco años, tiempo en que todavía no es bueno orientarlos a un estudio, ni a trabajos coactivos, a fin de que estos no impida el crecimiento, se les debe, no obstante permitir movimientos para evitar la inactividad corporal; y este ejercicio puede obtenerse por varios sistemas, especialmente por el juego... la mayoría de los juegos de la infancia, deberían ser imitaciones de las ocupaciones serias de la edad futura”.

 

Las primeras escuelas elementales romanas recibieron el nombre de ludijuegos y el encargado de dirigirlas recibía el nombre de ludi magíster.

 

El primero de los doce libros de la obra de Quintiliano, trata tres problemas pedagógicos: el atractivo de la enseñanza, el de su universalidad y el de las inclinaciones y aptitudes. Señala que, para que el niño no odie el estudio, la enseñanza ha de ser al principio como cosa de juego. Estima como señales de talento, la memoria, que tiene dos oficios: aprender con facilidad y retener fielmente lo que aprendió, y la habilidad para imitar, por ser señal de docilidad. La escuela alegre de Victoriano de Feltre (siglo XV) realizó las mejores ideas de Quintiliano, y las mejoró en la parte que se refiere a la educación física y al juego.

 

Luis Vives (siglo XVI), influido por Quintiliano, admite la importancia del juego en la educación y propone diversos expedientes sustitutos del juego para aquellos momentos en que el niño no tenga ganas de jugar, tales como las conferencias de carácter ligero, las fábulas, las historietas, los chistes, los acertijos, etc.; además, advierte que la fatiga y la desidia se alivian con descansos periódicos, con ejercicios lúdicos y estímulos para la voluntad.

 

A finales del siglo XIX aparece un movimiento progresista de educación que rechazaba la escuela tradicional y cuyo impulsor fue J. Dewey, (1859-1902). Concebía la educación como un proceso activo, de experimentación, de exploración, etc. Los alumnos orientados por el profesor indagan en la realidad inmediata para lograr los objetivos educativos.

 

Los juegos son la base para realizar trabajos formativos de cualquier clase. Las actividades basadas en juegos permiten contemplar aspectos importantes como la participación, la creatividad, el gusto estético, la sociabilidad, comportamientos, etc.

 

 

Origen de algunos de los juegos y juguetes más antiguos de la humanidad:

 

Yo-Yo: Parece ser que los chinos fueron los primeros en hacer subir y bajar un trozo de madera surcado a través de un hilo. También los antiguos griegos jugaban al Yo-Yo, pues se lo encontró dibujado en piezas de cerámica griegas.

 

Pelota de goma: Los aborígenes de América fueron los inventores de los juegos con pelota, ya que había abundancia de goma precisa su confección.

 

Rayuela: Una de las rayuelas más antiguas que se conocen fue encontrada en los suelos del foro romano. Los romanos enseñaban este juego a las personas de las tierras que iban conquistando. Desde entonces, miles de chicos andan saltando de la tierra al cielo.

 

El solitario (juego en el que hay que ir comiendo las fichas hasta que solamente queda la del medio del tablero) fue inventado en Francia hace doscientos años por un prisionero en la bastilla francesa para no aburrirse en la soledad de su celda.

 

El juego de los bolos se atribuye a los egipcios basándose en el hallazgo de nueve vasos de alabastro, cuatro bolas y tres cubos de mármol en una tumba de Nágara hace unos 5.000 años. Otros sitúan su origen en Grecia, cuna de diversas prácticas relacionadas con el lanzamiento de proyectiles y con juegos de bolas mencionados en la Odisea. La idea más admitida apuesta por un origen germano, allí existía un juego llamado Kegel, muy practicado en los monasterios alemanes del siglo IV, como parte de un ritual religioso. Kegel se llamaba a un palo que usaban los campesinos para defenderse o realizar ejercicio. Los monjes del territorio identificaron el Kegel con el mal, e idearon un juego por el que debían derribar el Kegel apoyado sobre la pared, usando una bola de piedra. El que conseguía derribarlo habría vencido el mal, el que erraba seguiría en pecado hasta poder conseguirlo. Con el tiempo, posiblemente los propios monjes pasasen su ociosidad practicándolo y modificasen paulatinamente el juego aumentando el número de palos y lanzando bolas de madera. La introducción de este juego en la península ibérica estaría a merced de los peregrinos de Santiago de Compostela.

 

El juego ha sido una técnica de aprendizaje habitual a través de los tiempos y ha servido para fomentar el trabajo en equipo, favorecer la sociabilidad, desarrollar la capacidad creativa, crítica y comunicativa del individuo, a la vez que estimula la acción, reflexión y la expresión.

 

El juego es una actividad que permite a los niños y niñas investigar y conocer el mundo que les rodea, los objetos, las personas, los animales, las plantas e incluso sus propias posibilidades y limitaciones. Es el instrumento que le capacita para ir progresivamente estructurando, comprendiendo y aprendiendo el mundo exterior. Jugando, el niño/a desarrolla su imaginación, el razonamiento, la observación, la asociación y comparación, su capacidad de comprensión y expresión contribuyendo así a su formación integral.

 

No obstante, los juegos de los niños han sido rediseñados por los avances tecnológicos en la construcción de juguetes y por los cambios sociales y urbanísticos que han experimentado los pueblos y ciudades. Es extraño ver a los niños jugar en calles y plazas a la peonza, al corro, al escondite o al aro. La televisión, el peligro del tráfico rodado o las tareas extraescolares en demasía impiden que los niños puedan jugar en plena calle como lo hacían sus padres y o sus abuelos.

 

También los juguetes han experimentado grandes innovaciones, pasando de los elaborados con trastos por los propios niños a los juguetes tecnológicos que se mueven gracias a los microprocesadores.

 





imagen animacion servicios educativos y tiempo libre
ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE
Formacion a Distancia y Permanente de Educadores/as

formacionadistancia@yahoo.es

http://animacion.synthasite.com

Apartado 3049 -36205 VIGO - España
Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03



Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en YouTube Siguenos en Tumblr Siguenos en Pinterest Siguenos en Linkedin Siguenos en Blogger
Instagram

 

Siguenos en:

 

Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en YouTube Siguenos en Tumblr Siguenos en Pinterest Siguenos en Linkedin Siguenos en Blogger





ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

Apartado 3049 -36205 VIGO - España
Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03